Un robot en mi jardín, de Deborah Install

Estándar

9788425354168.jpg

Esto es lo que se pregunta Ben después de que Tang aparezca de repente en su jardín. Y no porque sea un tipo dado a preocuparse demasiado: a pesar de haber cumplido ya los treinta y de la desesperación de su esposa Amy, que lleva meses harta de esa actitud de eterno Peter Pan, Ben no tiene excesivos planes de futuro. Sin embargo, ese robot desobediente, tierno y capaz de patalear como un crío si no se sale con la suya despierta en él un cariño inmediato y, decidido a asumir una responsabilidad por una vez en la vida, Ben decide partir en busca de su creador para devolvérselo.

Ambos emprenden un viaje inolvidable que los llevará primero hasta California y luego a Tokio para culminar en una recóndita isla de la Micronesia. Un periplo conmovedoramente divertido para una pareja singular a la que se unirá un estrambótico, y radiactivo, perro salchicha.

Juntos recorrerán un camino lleno de aventuras en el que Ben aprenderá que a veces madurar no consiste en cambiar el mundo, sino en estar ahí cuando tus seres queridos te necesitan, por imperfectos e insoportables que a veces nos parezcan.

Esta es la historia de una amistad única, de cómo un hombre abre su corazón a un robot entrañable y termina rencontrándose a sí mismo. Una novela original y maravillosa en la que Deborah Install nos sorprende con un robot difícil de olvidar.

Desde que conocí a Alf y a E.T. siempre tuve la esperanza de despertarme un día y ver en mi jardín algo fuera de lo normal. Ese momento sería espectacular, para mí y para el resto de la humanidad, pero ya he bajado de las nubes y sé que no va a suceder. Pero, ¿qué pasaría?

Qué alguien se haya preguntado lo mismo y que haya realizado un libro sobre el tema me ha encantado. Por eso, he disfrutado tanto leyendo el libro “Un robot en mí jardín”, de Deborah Install.

Durante sus 320 páginas, leeremos una historia basada en la amistad que surge entre Tang y Ben. Ben es un treintañero, con apenas ningún plan ni preocupación para el futuro, que vive en un país imaginario como Peter Pan, y que es la desesperación de su mujer Amy.

Tang es un simpático robot, algo viejillo y torpe, que de repente aparece en el jardín de Ben. Su carácter es desobediente, tierno y capaz de patalear como un crío si no se sale con la suya. Sin embargo, sabe despertar el cariño inmediato de Ben, y que asume una responsabilidad por una vez en la vida, buscar a su creador para devolvérselo.

Ben, no duda en llevárselo a casa, y es aquí donde comienza una gran amistad entre ambos, que les llevará a emprender un viaje por California y Tokio. Al final de este viaje y gracias a lo sucedido, Ben acabará reencontrándose a sí mismo.

Está escrito como sí fuera una novela muy divertida, que gracias a las situaciones por las que tiene que pasar, sus diálogos delirantes, así como lo que “esconde” la narración, esconden momentos de mucho humor que nos hará soltar más de una carcajada.

También, en algunos momentos es una novela emotiva, cargada de sentimientos, que despertará nuestro lado más sensible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s