El Ruiseñor, de Kristin Hannah

Estándar
El Ruiseñor
Francia, 1939. En el tranquilo pueblo de Carriveau, Vianne Mauriac se despide de su marido, Antoine, que debe marchar al frente. Ella no cree que los nazis vayan a invadir Francia, pero lo hacen, con batallones de soldados marchando por las calles, con caravanas de camiones y tanques, con aviones que llenan los cielos y lanzan bombas sobre los inocentes. Cuando un capitán alemán requisa la casa de Vianne, ella y su hija deben convivir con el enemigo o arriesgarse a perderlo todo. Sin comida ni dinero ni esperanza, Vianne se ve obligada a tomar decisiones cada vez más difíciles para sobrevivir.
La hermana de Vianne, Isabelle, es una joven rebelde de dieciocho años que busca un propósito para su vida con toda la temeraria pasión de la juventud. Mientras miles de parisinos escapan de la ciudad ante la inminente llegada de los alemanes, Isabelle se encuentra con Gaëton, un partisano que cree que los franceses pueden luchar contra los nazis desde dentro de Francia. Isabelle se enamora completamente pero, tras sentirse traicionada, decide unirse a la Resistencia. Sin detenerse nunca para mirar atrás, Isabelle arriesgará su vida una y otra vez para salvar a otros.

Un libro con maravillosas críticas y las cifras de ventas hablan por sí mismas.

Vianne lleva una vida muy feliz junto a su marido Antoine y su hija pequeña Sophie, en un pequeño pueblo de Francia (Carriveau). Pero, pronto toda la felicidad se trunca al tener que desplazarse su marido a luchar al frente y los alemanes invadir el país.

Su hermana, sin embargo, lleva una vida triste, va de internado a internado, sintiendo que no le importa a nadie, ni siquiera a su propia familia. Al comenzar la guerra su padre debe transladarla junto a su hermana para que se ayuden mutuamente. Pero Isabelle, con un gran corazón, quiere hacer todo lo posible por ayudar a todos aquellos que necesitan ayuda, inclusive peligrando su propia vida. Dos lazos de sangre con tremendas diferencias entre ellas.

Al llegar los alemanes al pueblo, un general nazi se va a vivir a su casa junto a ellas. Vianne tiene la gran esperanza de que su marido pronto regrese para solucionar todo, pero sin embargo, tiene que hacerlo sin llamar la atención. Sin embargo, no es todo tan fácil, y debe de luchar por su familia, por su hija y por muchas personas que la rodean.

Isabelle, no ve con buenos ojos el comportamiento de su hermana, por lo que intenta ponerse firme y luchar para que los nazis huyan del peublo. Esto, hará que la relación cada vez sea más distante.

Es una historia de muchos personajes que viven muy cerca la II Guerra Mundial, por lo que puedo simplificar su lectura en dureza. Duro por todo lo que durante la novela, van sufriendo cada uno de los personajes a lo largo de casí 600 páginas y que me han mantenido en vilo hasta el final.

Es complicado conocer a todos los personajes que intervienen, hasta conocer cada una de las situaciones que le rodean, sino sería un libro extremadamente largo y perdería gran parte de su encanto. Sin embargo, cada uno de los personajes son imprescindibles. Pero Kristin ha querido que conozcamos a la mayoría, y sobre todo a las principales con un pasado en común, ya que no tuvieron una infancia fácil al ser abandonadas por su padre, y el sentimiento tan diferente que alberga en cada una de ellas.

Vianne, pronto se rinde y quiere que su padre se comporte como un padre verdadero. Pronto, conoce a su marido, y aunque al comienzo de la relación, le pone grandes impedimientos por parte paterna, pronto logra formar una familia y ser feliz junto a él, como antes no lo había sigo. Isabelle es más incorfomista, intentando que su padre la acepte y la quiera.

Me encanta la forma en que se expresa Kristin, es realmente sorprendente que no pueda posicionarme a favor de uno de los dos personajes, ya que los dos están dibujados con mucho amor y ternura. Siendo tan válida la postura de una como de la otra. Además te sabe apretar en su forma de escribir, sin querer dejar el libro de lado y leer hasta el final.

La que siento más pena, es por Sophie, que por culpa de la guerra pierde parte de su niñez, una situación que pasa en toda guerra.

Algunos capítulos se desarrollan en 1995, sin embargo, casí hasta el final no se sabe quien es la narradora de la historia, lo que me ha hecho estar intrigado. Un punto al favor de la historia.

Otra cosa que me ha gustado es que podemos conocer muchos puntos de vista de aquellos que vivieron en esta época y cómo vivieron. Una historia preciosa, única y real.

Sin duda, para mí se ha convertido en un libro muy especial para mí y se me ha calado hondo. Llevaba mucho tiempo, descubriendolo cuando acudía a la biblioteca y librería, pero hasta que no lo ví en la web no decidí ponerme a leerlo. Cosa que agradezco porque se me ha quitado una espinita.

Quiero despedirme con una frase, que la profesora de Historia de la Universidad me dijo una vez “Quien olvida su pasado, está condenado a repetirlo”. Recomendable 100%.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s