La Leyenda del Cantero de Samalanca, de Alberto Blanco Rubio

Estándar

la-leyenda-del-cantero-de-salamanca

‘La leyenda del cantero de Salamanca’ es el título del último libro del salmantino Alberto Blanco Rubio, que incluye ilustraciones de Andrea Acedo Bueno y que esta tarde ha sido presentado en la Librería Hydria.

La leyenda del cantero de la Catedral de Salamanca es una historia de amor, pasión, intrigas, celos y envidias, pero también de anhelos y sueños, y de la lucha de un hombre por mantener intacta su fe, a pesar de vivir en una sociedad que se lo impide. Y, todo ello, con el trasfondo de la construcción de la Catedral Nueva de Salamanca, que sirve como homenaje y recuerdo a la memoria de una ciudad que ha sabido llenar de enigmas y belleza su cielo.

Para aquellos que no conocen todavía la ciudad de Salamanca, quiero pedir que no pierdan la oportunidad de visitar una de mis ciudades favoritas, que se dejen llevar por la historia y por cada uno de los rincones que esconde esta sorprendente capital. Seguro a más de uno dejará boquiabierto. Y, lo más importante, no dejará de sorprendernos algún rincón aunque la conozcamos de arriba a abajo.

A través de mi correo electrónico, recibí la invitación para leer este sorprendente corto relato. ¡De sólo 40 páginas! Pero dicen que los pequeños, son grandes concentrados y esta historia una vez que la conozcas no pasará desapercibida. Además de poderla leer mientras tomas un café o bien en un trayecto hacía tu trabajo, etc. Cuenta la historia de Esteban, un cantero de Salamanca que trabaja construyendo la futura Catedral Nueva.

Aunque esta leyenda está redactada por Alberto, las maravillosas ilustraciones y su cubierta están creadas por Andrea Acedo. Sus imágenes nos acompañaran durante toda la lectura. Convirtiéndolo en su conjunto en una leyenda con encanto y misterio propios. Una acertada aportación a la imaginación colectiva de una ciudad plagada de extraordinarias narraciones, lugares mágicos donde se aparecía el diablo o calles testigo de milagros.

Me sigue encandilando el estilo que marca Alberto en cada una de sus obras, al continuar contando una historia, sin extensiones ni rodeos innecesarios, pero con suficientes detalles y descripciones como para que haya sido absorbida pero con mucha información. Por una parte la historia de nuestro cantero protagonista Esteban, mientras que por otra parte da información interesante sobre la construcción de su catedral. En su conjunto es una historia muy muy completa.

El relato nos da información de como viven en aquella época, de como pasan su día a día, con quien contacta, con quien se relaciona, que le motiva en cada día y en que cree pese a sus dificultades, dando información sobre la religión del judaísmo. Lo que le hace que me haya enganchado desde su primera hoja, dado que en aquella época no era sencillo ser de está religión y un sólo descuido podría hacerle perder su trabajo.

Por otra parte, se encuentra Mateo que quiere que nuestro protagonista se case con su hija. El no la desea, dado que su corazón ya ha sido flechado por un amor imposible. Sin embargo, es un hombre que también tiene sentimientos y se enamora nada más ver un par de ojos verdes (Leonor, hija del corregidor) que le vuelve loco, originando un gran amor y pasión. Sin embargo, es un amor imposible, prohibido para la sociedad del S. XVI. Originando un torbellino de sentimientos, que me hicieron encoger el corazón y que cuando vuelva próximamente a Salamanca me hará desear volver a recorrer la catedral en busca de perpetuar la historia.

Los protagonistas están trazados de manera sutil pero clara. Por lo que con muy pocas líneas sabemos cómo son o cómo van a actuar en un futuro.

Si me dan permiso para decir una pequeñita cosa en contra, es que haya frases que te devuelvan de golpe a la actualidad. Como por ejemplo, “La vivienda se hallaba en la calle Estrecha, la actual calle Bordadores, a varios minutos de la Catedral”. Me encanta dejarlo un poquito en el aire, y así investigar por mi misma que calle podría ser.

El estilo y el vocabulario son muy sencillos, centrándose en la historia, sin entrar en nociones de arte y arquitectura, que tan fácil hubiera sido caer. Sin embargo, Alberto lo evita y se centra en la historia. Punto positivo. El querer hacer una leyenda y que llegue a todo el público es muy complicado, y lo ha conseguido de manera muy acertada.

Ya para acabar, puedo añadir, que “La leyenda del cantero de Salamanca” es una historia de celos, amor, ocultación, de justicia poética que me ha encantado, emocionado y que animo a que la leáis para que podáis darme también vuestra opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s