Club de Lectura: El maestro de esgrima, de Arturo Pérez-Reverte

Estándar

el-maestro-de-esgrima

Una inquietante parábola sobre el poder del dinero, la ambición política y la extinción de los valores de honradez y fidelidad en este siglo xx que agoniza.

Este mes a través del Club de Lectura, he tenido la oportunidad de que se recomendará el libro “El Maestro del Libro” de Perez Reverte. Un libro que realmente me ha sorprendido y que estaría encantada de comentarlo con aquellos que, al igual que yo, se hayan animado a leerlo.

En sí, es la historia de Jaime Astarloa, un anciano del S.XIX cuya única labor era enseñar a la joven nobleza madrileña a defender su honor a través de un florete. Una vida muy monótona, al dividirse entre sus clases y la tertulia que tiene por las tardes con sus amigos en un café.

Una rutina que se ve interrumpida, cuando un día recibe una invitación de Doña Adela de Otero. Una joven misteriosa con un ligero acento extranjero que le pedirá que le enseña una complicada estocada inventada por Jaime años atrás. Aunque al principio se ve ofendido, ya que ninguna mujer se había osado a pedirle sus servicios, Doña Adela consigue convencerlo y comenzar las clases. Hecho que provoca que Don jaime se enamore perdidamente de ella.

Un día Doña Adela le insiste a que le presente al Marqués de Alumbres, un viejo amigo con quien comparte esgrima todas las mañanas. Don Jaime accede y la pierde la pista.

Una mañana tras la habitual clase el Marqués solicita a Don Jaime que le guarde unos documentos, ya que confia en la fidelidad de su amigo para que los conserve sin leerlos. Sin embargo, al día siguiente localizan el cuerpo sin vida del Marques con un agujero en la garganta que sólo podría haber sido realizada mediante una estocada especial de Don Jaime.

Al darse cuenta de ello, el Maestro se dirige a casa, saca todos los documentos, cuales caen y uno queda debajo de un mueble. Los documentos son una serie de cartas entre dos grandes gobernantes de la época. Pero DOna Jaime al no estar interesado en la política no pudo leer entre líneas y descifrar su significado.

Por tanto, se ve en la necesidad de llamar a un compañero de tertulia que estaba al corriente de estos menesteres que pudo descifrarlos, pero justo cuando se lo va a comunicar la política toca la puerta reclamando que Don Jaime reconozca el cadáver.

El Maestro se acercó al depósito y allí reconoce a una mujer igual que Doña Adela pero cuya cara estaba desfigurada. Motivo que hace que le interroguen de manera insistente.

De regreso a su casa no localizo a su amigo, por lo que decide ir en su busca a su casa. Allí nadie le abre y decide entrar por el balcón. Ya dentro se encuentra a su amigo atado a su cama murmurando “parad ya, no sé donde está, lo tendrá Jaime, Jaime Astarloa, dejarme ya”. Su cuerpo estaba lleno de rajas, pero no pudo ayudarlo dado que dos sombras lo atacaron.

Después de luchar con mucha valentía, y hacer huir a sus dos atacantes, pudo socorrer a su amigo quien murió poco después en el hospital. Don Jaime tuvo que volver a declarar ante la policia y más se tarde se atrincheró en su casa, junto a una taza de café, una pistola y su inseparable florete esperando lo peor.

Tras mucho esperar escuchó un ruido en la escalera, y al abrirse la puerta, se encontró cara a cara frente a Doña Adela. El resto, quiero que seas tú quien me lo cuente, para que tengas un motivo para leer esta sorprendente novela que me ha tenido en vilo hasta el final.

Es un libro, muy corto, se lee enseguida, sin embargo en su interior habla de muchos temas: política, historia, amor, amistad, etc. Lo que hace que realmente sea muy agradable de leer y me haya llamado la atención de manera positiva. Lo podrás leer en una sola tarde, ya que una vez que lo comienzas es muy complicado dejarlo de lado.

Tras intentar buscar otras fuentes, me ha llamado una anedocta en concreto: Un seño de Fuencarral ha perdido su trabajo debido a que abrió el libro en el metro, y se abstrajo de tal manera que estuvo haciendo la línea cinco veces ida-vuelta, hasta casi dos horas. Una vez terminado, cerró el libro, salió del ensueño y se dio cuenta de que había perdido la mañana. Mientras que Mariana Barrendo, de Granada casi fallece de pulmonía al ocurrir abrir el libro en plena calle y siguió leyendo hasta que un aire de la sierra casi termina con su vida.

Pérez Reverte siempre ha sido ese escritor llamado “de toda la vida” que cada libro es más sorprendente y me gusta más. Es muy complicado escribir sobre tiempos donde ninguno de nosotros ha vivido. Dado que corres el riesgo de estar absoleto cuando lo terminas, y perder precisión de los datos. Sin embargo, este autor reúne todos aquellos aspectos que den las pinceladas precisas para hacerlo maravilloso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s