La fiscala, de María del Carmen Prada

Estándar

la-fiscala

Adelina es una mujer cuya vida recorrió todo el siglo XX, educada en las costumbres de la burguesía de la época, absolutamente fiel a la religión católica y sus mandatos políticos y morales, y dedicada a la feroz lucha de dejar un futuro asegurado a sus hijos, representado por la omnipresente Casa Grande. Sus fuertes convicciones dirigirán, sin excusa alguna, cada uno de sus actos, en la firme creencia de que es lo que debe hacer.

La traición de parte de sus hijos la llevará a la más absoluta incomprensión de un porqué al que no encontrará ninguna respuesta lógica. La intensidad es su característica principal. Sufre intensamente, ama intensamente y disfruta intensamente. Impera en ella el miedo a las nuevas situaciones sociales y políticas, en una época en la que se producen cambios tan importantes, y en la que mantiene una lucha de supervivencia social y moral. La inculcada resignación cristiana la llevará a mantener sobre las desgracias, una sonrisa que la obliga a renacer siempre, por encima del dolor y de las adversidades.

Una mujer extraordinariamente fuerte a la que solo pudo destruir el talón de Aquiles del amor a sus hijos. Se entremezcla en su historia el legado de la búsqueda de una generación paralela en tierras de Cuba, cuyo origen se remonta a su guerra de independencia. Novela fundamentalmente psicológica, en la que a cada uno de los personajes se le describe con minucioso detalle, empleando en el lenguaje tanto la ternura como la crueldad sin miramientos, que a veces recurre a la palabra soez en boca de los mismos. La envidia, el amor, la avaricia, la generosidad, la ira, el perdón, la maldad, se entremezclan en una lucha sin cuartel, en la que nadie conseguirá la victoria.

Hace varios meses me llegó esta maravillosa novela de la mano de la Editorial El Desvan y del propio Alberto Blanco, cosa que agradezco eternamente hacerme participe de esta maravillosa historia.

La fiscala es una primera novela de la zamorana María del Carmen Prada, que narra la emocionante historia de Adelina, una mujer cuya vida recorrió todo el S.XX, educada en las costumbres de la burguesía de la época, fiel a la religión católica y sus mandatos políticos y morales, y dedicada a luchar para dejar un futuro asegurado a sus hijos, representado por la “Casa Grande”.

Como muchos de mis antepasados, tuvo que emigrar en busca de una generación en tierras de Cuba, vivir una realidad compleja donde todo tiene sus propias consecuencias, y cuyo origen se remonta hasta la Guerra de Independencia. Toda una luchadora que hará realidad parte de sus sueños y ambiciones.

Es una novela para leer con calma y utilizar mucha psicológica, dado que cada personaje está descrito con mucho detalle por lo que llegamos a conocer a todos aquellos que forman parte de la trama. Pero en particular Adelina es quien carga con todo el peso de la saga familiar. Desde su adolescencia tiene que guardar los secretos de su familia, mostrar una imagen unida frente a una sociedad cerrada y que todo lo juzga ¿Quién no ha vivido alguna vez esta situación?

Desde que nace es el nexo de unión entre sus antecesores y descendientes, cosa que me parece mucho a mi situación también. Es un correveidile donde todas las noticias buenas y malas se transmiten a través de ella; el amor, la muerte, etc. Ninguna noticia deja de vivirla intensamente.

Una cosa que me llama la atención es que se aferra a las tradiciones antiguas, a unas normas que al final la revela se revelan. Y que ella quiere transmitir a sus descendientes. Es esa fe la que le motiva a pelear para alejar los golpes que le depara la vida, la traición de sus propios hijos, las dispuestas por los bienes materiales, y queriendo cumplir todo lo que ha pactado durante su vida.

Está escrito con un lenguaje tierno pero también cruel, que a veces recurre a la vulgaridad. Y, donde entremezcla diferentes sentimientos como la envidia, el amor, la avaricia, la generosidad, el perdón y la malicia, la lucha y donde nadie conseguirá la victoria 100%. Llega a narrar las virtudes y las miserias del ser humano, retratando los hombres y mujeres de tiempos antiguos y actuales.

El título te hace pensar que Adelina era quien ejercía como fiscal de un pueblo, pero sin embargo, en la historia se nos muestra una realidad cercana pero diferente, al tratarse de la esposa del fiscal.

Una cosa que me he encontrado en muchos libros, pero sin embargo me gusta mucho es que es nexo de unión entre el inicio y final de la novela, y que con su nacimiento se anuncia una interesante historia familiar, acompañada de dos guerras que marcaron la vida de muchos españoles “la Guerra de independencia” cuando Cuba todavía era una colonia española y la Guerra Civil.

Adelina me enseño a ser persona más segura de mí mismo, no queriendo abandonar cuando llegaron nuevos aires de libertad sobre España. Se da cuenta de que en Cuba existen retazos de su historia al comenzar un nuevo régimen.

Eliminado el amor, se le revelan todos los secretos que aún se mantenían sellados, y que tiene que degustar los sabores de la deslealtad.

Del libro no sólo me ha enamorado su historia, sino también me encanta hasta su portada, dejando bien claro la importancia de los dos protagonistas de la historia la Casa Grande y Adelina. En un tono gris antiguo y en tapas duras, lo que me hace especial. Sí a eso le sumas que la historia me ha gustado mucho, estoy casi seguro que lo volveré a leer en cuanto me sea posible.

el-desvan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s