Con la música a otra parte… Entre política y sociedad, de Varios Autores

Estándar

5011472815597_XXL.jpg

Los artículos que se recogen en Con la música a otra parte… entre la política y la sociedad no tienen demasiados elementos en común, aunque sí algunos bien relevantes que justifican la publicación de obra en su conjunto, y su título. Es obvio que todos tratan de música, como no podía ser de otra forma, si bien la que se analiza en cada caso es muy heterogénea, desde el pop y el rock’n’roll al blues, pasando por himnos revolucionarios y por obras de compositores clásicos -como W. A. Mozart, entre otros-, considerando también marchas populares, militares y guerreras, o singularmente festivas, junto a melodías de la privacidad, e interpretaciones –¿holísticas?– que rememoran otras canónicas o no…; en tiempos y lugares también diversos, y con sistemáticas de aproximación asimismo dispares. Sin embargo, y a la vez, se advierten denominadores comunes: se trata de tratamientos contemporáneos, al margen que versen sobre temas históricos, son cuestiones del vívido presente las que se plantean, con enfoques desprovistos -como corresponde- de prejuicios. Al tiempo, en cada uno de los artículos reunidos, hay una contenida exaltación de la música propuesta, una discreta invitación para escuchar con atención lo que se comenta. Pero en el título ya no cabía esa susurrada propuesta; que implícita también puede estar.

Dicen que hay personas que, cada hecho importante o especial que transcurre en su vida, tiene su propia sintonía, y cuando esta melodía suena les hace volver a vivir el momento pasado. En mi caso, yo viví la música desde que era muy muy pequeño.

Mi abuelo aparte de ser una persona sumamente inteligente disfrutaba cantando sus piezas en las fiestas del pueblo. Cuando éste regresó de Alemania trajo una radio, eran tiempos de postguerra, así que aquí en España sólo las podían disfrutar los “ricos”.

Esta radio fue un detalle que quiso tener con mi madre, sin embargo para ella fue mucho más que un simple detalle porque jamás volvió a tener una radio apagada. La necesitaba, le hacía fuerte, y le daba la vitalidad que necesitaba para pasar un buen día. Era mágica.

Yo, en mi infancia bailaba, por lo que también fue muy importante en mi vida y también me ha marcado mucho la música y las diferentes canciones.

Este libro, no habla sobre momentos especiales, más bien son artículos con un denominador común la música, porque en el otro son muy diferentes. Intentan analizar cada melodía heterogénea, desde el pop y el rock, pasando por el blues y la música clásica, sin dejar de lado himnos revolucionarios que marcaron toda una etapa de nuestra vida.

No importa de que país seas, ni en que tiempo vivas, porque la música nos acompaña desde el principio de nuestro mundo. No son cuestiones de vivido o presente las que se plantean, sino que enfoque le damos y que tratamiento le podemos dar.

Al tiempo, en cada uno de los nueve capítulos, hay una contenida emoción, una discreta propuesta para escuchar con atención lo que quieren decirnos, y no sólo escuchar la melodía sin prestar la debida atención. Ya no sólo debemos de escuchar la propuesta; debemos dejarnos llevar.

La breve introducción está realizada por Jaime Ferri Durá, un sabio profesor de historia de la Universidad Complutense que intentará a adentrarnos en el libro.

A través de sus nueve capítulos, escucharemos invitaciones para escuchar y aprender de Mozart, de Vainica Doble, etc. Pero sin duda, la parte que más me ha gustado, quizás por su significado ha sido el capítulo cuatro “La música en los conflictos del S.XX” desarrollado por Antonio Lillo Parra.

Su forma de estar redactada es sencilla, muy ilustrativo, y muy ameno gracias a las continuas propuestas que nos facilita su lectura.

Su portada al principio me ha llamado la atención, un hombre arrastrando unas maletas en una terminal de aeropuerto. Pero sin duda, después de acabarlo, me gusta mucho y le da un sentido completamente al principio. Desde la libertad de escuchar aquella música en cualquier lugar y sólo debemos dejarnos llevar.

logowhitelibargo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s