Programación Mental: El arma oculta de las élites, de Manuel Quesada y Ramón Irles

Estándar

programacion-mental

“La característica de la gobernación moderna es que no se sabe quién gobierna de facto, lo mismo que de jure. Vemos al político, pero no a quien lo respalda y menos aún al que respalda al respaldador ni (lo que es más importante) al banquero del respaldador. Entronizado entre todos nosotros está el profeta oculto de las Finanzas, gobernando las vidas de los hombres y lanzando exorcismos en una lengua desconocida por todos.”

En primer lugar quiero agradecer a Manuel el hecho de que me haya felicitado su libro dedicado y firmado. Un millón de gracias.

Con el lenguaje no sólo nos podemos entender, sino que también podemos realizar otras muchas actividades, como expresar lo que sentimos, podemos negociar, liderar, etc. y ser la percepción de todo.

Para imponer el orden mundial, los líderes que dominan el planeta, no sólo deben saber controlar los flujos de producción y población, en definitiva, el crecimiento económico, la pobreza y la distribución de ambos, sino que también necesitan “crear” un mundo mejor, donde todo se basa en ideología global, única y obligatoria; tan obligatoría, que no permita “deslices” en el idioma, formas de nombrar lo real que contradigan al “mandamas”. Y para conseguir todo esto, debemos de imponer la exigencia del control mental: primero en la manera de dar nombre a la realidad, después en la forma de percibirla, y en definitiva de como pensarla.

Manuel y Ramón, explican con precisión y concisión esta “política” de controlar las élites mundiales, la cual se viene hablando desde hace muchos años (en especial tras la II Guerra Mundial y durante la Guerra Fría);

Entre las muchas cosas que dijo Churchill, hay una frase que llama mucho la atención: “Se puede engañar a una persona durante mucho tiempo, se puede engañar a muchas personas durante poco tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo durante todo el tiempo”. ¿Se equivocaba o mentía?

La mejor manera de controlar, es conquistar las conciencias, dominando las masas. Por su naturaleza, las masas se pueden manipular desde ideas sencillas que adquieren fama. El individuo tiene mucha más capacidad crítica que las masas, pero también desea no sentirse aislado, comprenderse, vivir una vida tranquila.

La masa, o cada uno de nosotros, tenemos miedo siempre a lo mismo: a la muerte civil, el abandono, la soledad y el destierra, tanto en vida como en muerte. Esta tendencia es el factor de éxito más importante del control mental: el individuo reajusta su visión, su forma de expresarlo y de interpretarlo, conforme a un contexto asumible, donde su necesidad de integración sea satisfecha y no sienta su conciencia alterada.

En forma de ensayo, describe todo este proceso y denuncia su resultado final: un mundo sin forma ni identidad donde las ideologías admitidas y útiles para sobrevivir son variaciones de un único discurso.

Un libro que se debe de tener cerca, como de consulta, como para seguir aprendiendo sobre la PNL.

eas-editorial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s